Exposición Legal 1918-1928

Al cumplirse sus diez años de fundada, la Gran Logia Soberana de Libres y Aceptados Masones de Venezuela, se presenta dentro de los límites esenciales de las Leyes que rigen la Institución, a saludar con viva efusión fraternal a todas las Potencias Masónicas del Mundo, y a solicitar con justo título y limpias ejecutorias el puesto que entre ellas le corresponde.

Cumple ella el deber de manifestar que, durante su primera década de existencia, sus labores han obedecido en todo momento el más estricto cumplimiento de las Leyes Masónicas y a la cabal interpretación de los Antiguos Límites y que además, una circunspección de que ella se enorgullece, ha sido la característica de sus trabajos, pues que, no obstante la serie de veleidades porque ha atravesado la Masonería Venezolana en este lapso de tiempo, esta Gran Logia ha tenido la honra y felicidad de permanecer fiel a su programa, lealmente adscrita a su Declaración de Principios y lejos, muy lejos, de pasiones e intereses, y sobre todo, de lo que no fuese el esplendor de los ideales por ella sustentados al momento de su fundación por medio del Primer Convento Masónico Plenipotenciario de Venezuela, reunido en amplía forma en esta ciudad en los días 19, 20 y 21 de Diciembre de 1918.

Con tal acerbo, se incorpora pues nuestra Alta Cámara, de manera definitiva, al concierto de las Grandes Logias del Universo, solicitando para ello su admisión a la Asociación Masónica Internacional, que desde luego solicita con la publicación del presente Gran Acuerdo, dentro de los precisos términos requeridos por dicha Asociación Internacional y que fueron aprobados en la sesión celebrada en Ginebra el 1º de Octubre de 1925, al tratar sobre la cuestión “REGULARIDAD”, y que corren publicados en el Boletín de dicha Asociación (Número Especial en Español,_ 1926), a la página 23; proposición que seguidamente insertamos:

Serán consideradas como regulares y legitimas por la A. M. I:

1º- Las Grandes Logias de Inglaterra del principio de siglo XVIII, así como las Potencias derivadas de dichas Grandes Logias por filiación directa no protestada.

2º- Las Potencias que hayan obtenido una Carta Constitutiva de una Potencia enumerada en el apartado 1º

3º- Las Potencias que gocen de una posesión de estado análoga a la prevista por el derecho civil, así como las potencias que derivan de ella por una filiación directa no contestada.

Bajo informe favorable y del Comité Consultivo, podrán igualmente admitirse en la A. M. I., Potencias que, no pudiendo establecerse su legitimidad del modo indicado bajo los puntos 1º, 2º,y 3º, se reúnan las siguientes condiciones:

a).- Justificar una existencia masónica durante, por lo menos, DIEZ AÑOS.

b).- Ser patrocinadas por 5 Grandes Logias adheridas a la A. M. I. “Esta admisión debe ser pronunciada por las dos terceras partes de los votos”.

Cumplimos pues como lo efecto lo están por nuestra Gran Logia, los requisitos determinados por el punto 3º y sobre todo, de manera amplia y plena de derecho, los ordinales a y b de las mismas bases, nuestro reconocimiento por las Grandes Logias del Mundo, es incuestionable, en el actual momento decisivo de nuestra existencia masónica, de hecho y de derecho.

Así lo proclamamos por mandato expreso de la Suprema Cámara, en esta Exposición Oficial, y en iguales términos juramos por ante Dios y por ante todos los masones que pueblan el haz de la tierra, que hemos trabajado incesantemente por el esplendor y brillo de la Francmasonería Venezolana, y que, si en esta hora del supremo regocijo por el triunfo de esa labor, saludamos de manera especial a nuestros Hermanos de Venezuela, tenemos también nuestra palabra de perdón para todos aquellos que nos negaron su contingente, que voluntariamente se fueron de nuestro lado, o que obstaculizaron con duros manejos el desarrollo de nuestra obra.

Para todos, SALUD, CONGORDIA Y FELICIDAD!!!

Dado en el Gran Templo Masónico de Puerto Cabello.- Avenida Miranda, Nº 60, el 24 de Marzo de 1928, a las 6 de la mañana.- Año 10º de la Fundación de esta Gran Logia.

El Muy Respetable Gran Maestro:
Luis Alfredo Colomine.

El Diputado Gran Maestro:
Gustavo Luis Pérez.

El Primer Gran Vigilante:
Javier F. Espinosa Anduaga.

El Segundo Gran Vigilante:
J. J. Vigas.

El Gran Tesorero:
Agustín Cruz Villalba.

El Gran Limosnero:
Octavio A. Suárez.

El Gran Maestro de Ceremonias:
Federico Garrido.

El Primer Gran Diácono:
Alfredo Castrillo.

El Segundo Gran Diácono:
Nicolás Espinosa Anduaga.

La Gran Comisión de Relaciones Exteriores:
Nicolás L. Guerra
Carlos B. Mas
Domingo Albert.

Por la Gran Comisión de Justicia y Jurisprudencia:
Andrés Cruz Villalba.

Por la Gran Comisión de Hacienda y Beneficencia:
Temístocles Jiménez.
Refrendado

El Gran Secretario:
Carlos Hueck.