Quiénes Somos

Gran Logia Soberana de Libres y Aceptados Masones de Venezuela

La Respetable Gran Logia Soberana de Libres y Aceptados Masones de Venezuela, al Gran Oriente de Puerto Cabello, nace de la constitución del Comité Masónico que se denominó “Agrupación Masónica Legitimista de Venezuela”, el 1ro de agosto del año de 1917, Club Masónico en que desde ese día se albergó la idea reformista, y el 5 de Agosto se dirigió a todas las Logias, a todos los Masones de Venezuela, demostrándoles el estado de ilegitimidad en que se hallaba la Masonería Venezolana para esa época, insinuándoles la necesidad de pensar en la creación de una Gran Logia Soberana, Autónoma, de Libres y Aceptados Masones, y pidiéndoles una manifestación formal de los Talleres a que pertenecían, Manifiesto que no solamente circulo entre nuestras Logias sino también entre todas las Grandes Logias del mundo, pues a todas se les remitió oportunamente; y tanto para allegar más elementos como para que ni Masones ni Talleres Nacionales pudiesen escapar al conocimiento de lo que se hacía, fundo una Revista, El Mazo, Órgano de la agrupación.

Manteniéndose en la senda del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, la meta que persigue la Respetable Gran Logia Soberana de Libres y Aceptados Masones, además de cobijar a los QQ:.HH:. de diferentes latitudes del país, es trabajar en el marco de una masonería primitiva, con el misticismo que encendió la llama de esta Orden, con la horizontalidad esencial que da la fraternidad y la disciplina que establecen nuestros rituales.

Fortalecer nuestra Institución a fin de llevar nuestro mensaje a quienes aún no han tenido nuestra suerte, aumentar la cantidad de mentes y corazones en nuestras filas a fin de que juntos empuñemos mazo y cincel para alcanzar nuestras metas y Lograr que “Libertad, Igualdad y Fraternidad” tengan para toda la sociedad el mismo significado profundo y real que tiene para nosotros, los masones.

El 5 de Octubre de 1918 se dirigió el Comité a todas las Logias de la jurisdicción invitándolas a un Convento o Congreso Masónico con el propósito de deliberar sobre la necesidad y utilidad de la creación de una Gran Logia Soberana, Autónoma, de Libres y Aceptados Masones de Venezuela.

Correspondieron a este llamado siete Logias, es decir, más del doble de las que, según las practicas universales constituidas en jurisprudencia de la Institución, se necesitaban, pues desde el principio eran tres las Logias sustentadoras de la evolución reformista; siete Logias regularmente registradas, como se dice en términos precisos, y en plena actividad masónica, que se llamaban: “Independencia y Libertad” No 5, de Puerto Cabello; “Alianza” No 8, (hoy la Fenix) de Valencia; “Victoria” No 9, de La Victoria; “Dios y Patria” No 68, de Temeremos; “Protectora de las Virtudes” No 1, de Barcelona; “Bella Altagracia” No 24, de Cumana; “Obreros de Paz” No 66, de San José de Rio Chico.

Nombraron cada una de esas 7 Logias tres Delegados Plenipotenciarios con igual número de Suplentes unas, sin Suplentes otras, y se reunió la Asamblea en el Templo Masónico de la Respetable Logia “Independencia y Libertad” No 5 de Puerto Cabello, el día 19 de diciembre del año de 1.918; celebraron sesión inaugural; deliberaron sobre la conveniencia y utilidad de formar una Gran Logia que correspondiese al carácter de Autonomía y Soberanía que estas tienen en el seno del Simbolismo en todo el Universo, con absoluta separación y sujeción a todo Cuerpo o poder extraños a este; acordaron la creación de dicha Gran Logia; nombraron una Comisión que redactase las leyes necesarias, sancionaron en los días 19, 20 y 21 de diciembre, en sesión permanente, teniendo tres votos cada Logia, una Constitución, un Reglamento Particular, Estatutos Generales y Código de Procedimiento Judicial; eligieron funcionarios de la Gran Logia y la instalaron el 21 de diciembre de 1.918, en el acto público más hermoso que registra la masonería nacional.

Desde 1998 se ha venido incrementado notablemente la membresía de la Gran Logia a consecuencia de haberse federado varias Respetables Logias de diferentes estados del País.

La Gran Logia Soberana de Libres y Aceptados Masones de Venezuela, luego de protocolizar toda su documentación ante los Registros Principales competentes, Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia de Venezuela, y finalmente en la Cancillería de la República Bolivariana de Venezuela con el debido registro y legalización del mismo se obtiene para este la Apostilla de la Haya, dando así el formal carácter Jurídico y de legalidad Internacional a nuestra Orden.

La Gran Logia Soberana de Libres y Aceptados Masones de Venezuela, en sus 100 años de actividad masónica permanente, enarbolando siempre el Pabellón del Simbolismo Masónico en Venezuela, y manteniendo siempre presente nuestro espíritu fundacional, en las palabras que digiere el Ilustre Francmasón, miembro de la Academia de la Lengua de Venezuela y destacado Diplomático, Don José de Austria, al inaugurar el Primer Congreso Masónico de Plenipotenciarios de Venezuela de 1918; “Nosotros somos un modesto grupo de Albañiles, pero de Albañiles que no quieren estarse ociosos, sino construir, construir, y aumentar en nuestro viejo edificio las luces que miren hacia todos los horizontes. Si, somos sencillamente Albañiles, pero podemos recordar con orgullo, y recibir el recuerdo como un estímulo, que nuestros Maestros de Obras han puesto en la Historia Faros que no se apagan nunca, ni aun bajo los más violentos huracanes, y han sembrado en la tierra maravillas de su arte y de sus manos, que no se desplomaran tampoco, ni siguiera por lo más infaustos cataclismos”. La historia, continua…